Teoría de la evolución de Darwin

Índice:

  1. Contexto histórico.

  2. Biografía del autor.

  3. Contenido de la teoría.

  4. Comentarios personales.

  5. Grandes incógnitas de la teoría de la evolución.

Contexto histórico

La teoría darvinista considera como motor de la evolución la adaptación al medio ambiente derivado del efecto combinado de la selección natural y de las mutaciones aleatorias.

A pesar de ser generalmente aceptada, ha planteado desde su inicio bastantes problemas desde el punto de vista científico. Antes de entrar a su enumeración, voy a analizar por qué se impuso a la teoría de Lamarck u otras de naturaleza similar y, posteriormente, comentaré las dificultades actuales para su rechazo o sustitución.

En la segunda mitad del siglo XIX, el racionalismo humanista se había extendido en todos los ambientes científicos y se encontraba en pleno apogeo. Ya existían suficientes indicios de que la edad de la Tierra era mucho mayor de lo que se había pensado; hacia falta una teoría de carácter científico que encuadrase al ser humano en la historia del planeta.Por supuesto, la nueva teoría tenía que cumplir con una condición aparentemente científica, se tenía que alejar completa y radicalmente de las ideas religiosas que tanto habían obstaculizado el desarrollo científico de los últimos siglos. Los viejos problemas de Galileo y Miguel Servet no se habían olvidado por la comunidad científica; ¡Esperemos que no se olviden nunca!La teoría de Lamarck parecía muy lógica y razonable, pero adolecía de un problema, le estaba dando protagonismo a la vida fuera de la dimensión humana, había algo en el interior de las plantas y animales que evolucionaba de forma consciente y dirigida ante modificaciones medio ambientales.Por una parte, la poderosa influencia de las ideas religiosas, todavía hoy subsistente, no podía permitir perder el monopolio de la espiritualidad; y, por otra, la comunidad científica no se iba a pelear abiertamente con los poderes fácticos religiosos para desplazar la vida consciente e inteligente a una escala interna a los organismos vivos y diferente de ellos. Además, no había pruebas científicas de su existencia. En este caso, podríamos hablar de tesis, antítesis y síntesis, cualquier teoría que solucionase las contradicciones de la época, con un mínimo de rigor en sus planteamientos, sin lugar a dudas, triunfaría.En este contexto surgió la teoría darvinista, mostrando claramente los efectos de la evolución de las especies, desde el punto de vista científico no había ninguna duda razonable de que el hombre desciende del mono, y que sepamos, nadie lo ha puesto en duda fuera de un ámbito estrictamente religioso como es la Teoría Creacionista. De hecho hasta las confesiones religiosas predominantes no atacan directamente la teoría darvinista.Otro aspecto curioso es que el título de la obra de Darwin viene referido a la “evolución de las especies” y no a la “evolución de la vida” por lo que se evita el tener que definir la vida; esto no debe ser nada fácil, porque no se sabe muy bien si la existencia de la vida tiene carácter científico o más bien filosófico.No se trata de negar o disminuir la gran aportación de Darwin al pensamiento moderno en el sentido antropológico, sino de delimitar la extensión de su teoría y evitar que implicaciones erróneas o defectuosas tengan efectos negativos en el desarrollo actual de las sociedades. Conviene señalar que cualquier teoría sobre la evolución tiene innumerables consecuencias sobre el pensamiento filosófico y social, que impregna multitud de posicionamientos y actuaciones individuales; por ejemplo, diferentes aproximaciones a ciertos problemas de justicia social o a la eficiencia de un determinado un sistema educativo.


Biología de Charles Robert Darwin (1809- 1882)

Darwin fue un científico británico, quien sentó las bases de la teoría moderna de la evolución con su concepto del desarrollo de todas las formas de vida a través del proceso lento de la selección natural. Su trabajo tuvo una influencia decisiva sobre las ciencias de la vida y de la tierra, y sobre el pensamiento moderno en general.
Nació en Shrewshury, Shropshire, Inglaterra, Darwin fue el quinto hijo de una familia inglesa rica y sofisticada. Después de graduarse de la escuela en Shrewsbury en 1825, Darwin fue a la universidad de Edinburgh a estudiar medicina. En 1827 se salió y entró a la universidad de Cambridge para preparándose para convertirse un ministro de la iglesia de Inglaterra. Allí conoció a dos figuras: el geólogo Adam Sedgwick, y el naturista John Stevens Henslow. Henslow no solamente le ayudó a ganar más confianza en sí mismo, sino que también enseñó a su alumno a ser un observador meticuloso y cuidadoso de los fenómenos naturales y a ser un coleccionista de especímenes. Después de graduarse de Cambridge en 1831, Darwin de 22 años fue invitado a bordo del barco inglés de investigación HMS Beagle, por la amplia recomendación de Henslow, como un naturalista sin pago en una expedición científica alrededor del mundo.


El viaje del Beagle


La tarea de Darwin como un naturalista a bordo del Beagle le dió la oportunidad de observar las diversas formaciones geológicas en diferentes continentes e islas a lo largo del camino, así como una amplia variedad de fósiles y organismos vivos. En sus observaciones geológicas, Darwin se impresionó con el efecto que las fuerzas naturales tuvieron en la forma de la superficie de la tierra.
En aquella época, la mayoría de los geólogos se adherían a la teoría de la catástrofe, la cual dice que la tierra ha experimentado una sucesión de creaciones de vida animal y vegetal, y que cada creación había sido destruida por una catástrofe repentina, como un levantamiento o convulsión de la superficie de la tierra. De acuerdo con esta teoría, la más reciente catástrofe, el diluvio universal, eliminó toda la vida excepto aquellas formas que se llevaron en el arca. El resto estuvo visible solamente como fósiles. Desde el punto de vista de los catastrofistas, las especies fueron creadas individualemente e inmutables, esto es, sin cambio por el paso del tiempo.
El punto de vista de los catastrofistas, fue cuestionado por el geólogo inglés Sir Charles Lyell en su trabajo de dos volúmenes Principios de Geología (1830-33). Lyell sostenía que la superficie de la tierra está sufriendo un cambio constante, como resultado de las fuerzas naturales que operan uniformemente durante largos periodos de tiempo.
A bordo del Beagle, Darwin encontró que muchas de sus observaciones encajaban en la teoría uniformista de Lyell. Sin embargo, más allá de eso, se dió cuenta de que algunas de sus propias observaciones de fósiles y plantas y animales encajaban sin duda en la teoría de Lyell que las especies fueron especialmente creadas. Notó por ejemplo, que ciertos fósiles de especies supuestamente extintas recordaban estrechamente especies vivientes en la misma área geológica. Darwin concluyó que estas especies no habían aparecido en ese lugar sino que habían migrado a las Galápagos procedentes del continente. Darwin no se dió cuenta en ese momento que los pinzones de las diferentes islas del archipiélago pertenecían a especies distintas. Ambas observaciones originaron la pregunta, para Darwin, de posibles enlaces entre especies distintas pero similares
.




"Ha sido el acontecimiento más importante de mi
existencia. A este viaje le debo la primera educación
de mi carácter.
Un verdadero entrenamiento porque
tenia que dedicar la atención a diversas ramas
de la historia natural y esto me obligó a
mejorar y a intensificar mis
facultades de observación".




Idea de la seleccion natutal.


Después de regresar a Inglaterra en 1836, Darwin empezó a recopilar sus ideas sobre la habilidad de las especies para cambiar en sus Cuadernos de la Transmutación de las Especies. La explicación de Darwin de como evolucionaron los organismos le surgió después de leer Un Ensayo del Principio de la Población (1798), por el economista británico Thomas Robert Malthus, quien explicó como las poblaciones humanas mantenían el equilibrio. Malthus argumentaba que ningún incremento en la disponibilidad de la comida para la supervivencia humana básica no podría compensar el ritmo geométrico del crecimiento de la población. Lo último, por lo tanto, tenía que ser verificado por las limitaciones naturales como el hambre y la enfermedad, o por acciones humanas como la guerra.
Darwin aplicó inmediatamente el razonamiento de Malthus a los animales y a las plantas, y hacia 1838 había elaborado ya un bosquejo de la teoría de la evolución a través de la selección natural. Durante las dos décadas siguientes trabajó en su teoría y otros proyectos de historia natural. (Darwin era rico independientemente y nunca tuvo que ganar un sueldo.)
La teoría de Darwin se hizo pública por primera vez en 1858 en un documento presentado al mismo tiempo que Alfred Russel Wallace, un naturalista joven quien había llegado independientemente a la teoría de la selección natural. La teoría completa de Darwin se publicó en 1859, como El Origen de las Especies. Se le conocía como "El libro que sacudió al mundo", El Origen se agotó el primer día de la publicación y lo mismo sucedió con seis ediciones posteriores.
La teoría de la evolución por selección natural de Darwin trata esencialmente que, debido al problema del suministro de comida descrito por Maltus, las crías nacidas de cualquier especia compiten intensamente por la supervivencia. Los que sobreviven, que darán origen a la próxima generación, tienden a incorporar variaciones naturales favorables (por leve que pueda ser la ventaja que éstas otorguen), el proceso de selección natural, y estas variaciones se pasan por herencia. Por lo tanto, cada generación mejorará su adaptabilidad con respecto a las generaciones precedentes, y este proceso gradual y continuo es la causa de la evolución de las especies. La selección natural es sólo una parte del vasto esquema conceptual de Darwin; también presentó el concepto de que todos los organismos relacionados son descendientes de ancestros comunes. Además, proporcionó apoyo adicional para los conceptos anteriores de que la tierra misma no está estática sino evolucionando.






Las obras más importantes.

Zoología del viaje del Beagle (1840)

La Variación de los Animales y Plantas bajo Domesticación (1868)

El Descendiente del Hombre (1871)

La selección con relación al sexo (1871)

La Expresión de las Emociones en los Animales y el Hombre (1872)

Contenido de la teoría.


Diversas fueron las especies que unieron al hombre actual con los primeros homínido. Las especies que representaron verdaderos saltos evolutivos, es decir, verdaderos momentos de cambio, fueron las siguientes:

Australopeticus: fue el primer homínido bípedo. Existió hace como 300.000 millones de años en África oriental. , estaba jorobado y subía a los árboles, pero los antropólogos creen que es precedente del ser humano porque comía en grupo caminaba en dos patas y podía correr en terreno llano, Poseía mandíbulas poderosas y fuertes molares. Su cerebro tenía un volumen inferior a los 400 centímetros cúbicos. De aquí se deduce que el andar erguido se produjo mucho antes que la expansión del cerebro.


Homo habilis: coexistiendo con el australopithecus apareció esta especie de homínidos. Tenían un cerebro más grande, alrededor de 700 centímetros cúbicos. Su característica más importante fue el cambio en su forma de alimentación: ya no sólo comían frutas y vegetales sino también animales. Actualmente los investigadores no están de acuerdo sobre si el homo habilis cazaba intencionalmente y fabricaba utensilios para hacerlo.

Homo erectus: algunos lo consideraron el representante directo del hombre, pero hoy se sabe que muchos austratopithecus anteriores poseían rasgos semejantes. Son los primeros homínidos que se distribuyeron ampliamente por la superficie del planeta, llegando hasta el sudeste y este de Asia. Poseían un cerebro mayor que el del homo habilis: alrededor de 800 centímetros cúbicos. Conocían el uso del fuego y fabricaron la primera hacha de mano. El primer homo erectus fue encontrado en java (Oceanía) a fines del siglo pasado. El hallazgo de restos de homínidos de esta especie en las cavernas de Pekín permitió la reconstrucción de algunos aspectos de su vida.


Homo Habilis: con sus nuevos pulgares, el homo empezó a usar herramientas, como hachas, lanzas y aceleradores de partículas.


Homo Sapiens Neandertalensis: este homo era bastante más listo que los anteriores, pero también era muy cabezón y peludo. Cuando se acabó el frío de la Edad del hielo el Neandertal empezó a sudar mucho y su peste olor corporal empeoró. Cabezón y apestoso, no pudo atraer a la hembra Neandertal. Poco a poco dejaron de tener sexo y se extinguieron sin evolucionar en nada (aparte de comida para gusanos).


Homo sapiens: vivió en Europa, en África y en Asia. Los hallazgos arqueo­lógicos reflejan cambios importantes en el comportamiento de esta especie: utilización de instrumentos de piedra y hueso más trabajados, cambios en las for­mas de cazar, uso y dominio del fuego, empleo del vestido, aumento en el tamaño de las poblaciones, manifesta­ciones rituales y artísticas. El represen­tante del homo sapiens más antiguo es el hombre de Neanderthal (Alemania), y en tiempos más modernos, el hombre de CroMagnon (Francia).


Homo Sapiens Sapiens: Se cree que apareció en Europa hace alrededor de 40.000 años este es menos peludo y menos cabezón que el Neandertal, por lo que se adaptó mejor al calor. Además es muy listo, Su capacidad cerebral es de alrededor de 1400 centímetros cúbi­cos. Protagonizó, a partir del año 10.000 a.C., cambios muy importantes en la organización económica y social, como las primeras formas de agricultura y domesticación de animales, y la vida en ciudades.



El hombre moderno, básicamente conserva los mismos patrones de su antepasado el cro-magnon; es decir, el tamaño del cerebro, la postura y la organización física son similares. Todo esto no implica que el cuerpo humano sea incapaz de seguir evolucionando.



El Darwinismo y la teorá de la evolución natural.


El descubrimiento en Argentina de huesos fósiles de grandes mamíferos extintos y la observación de numerosas especies de pinzones en las islas de los Galápagos se incluyen entre los sucesos que llevaron a Darwin a interesarse en cómo se originan las especies.

En 1859 publicó The Origin of Species (El origen de las especies), un tratado que expone la teoría de la evolución y, aún más importante, el papel de la selección natural en determinar su curso y explicar el diseño de los organismos. Publicó muchos otros libros en los años siguientes, entre ellos La descendencia humana y la selección en relación al sexo (1871), que extiende la teoría de la selección natural a la evolución humana.
En 1859 publicó The Origin of Species (El origen de las especies), un tratado que expone la teoría de la evolución y, aún más importante, el papel de la selección natural en determinar su curso y explicar el diseño de los organismos. Publicó muchos otros libros en los años siguientes, entre ellos La descendencia humana y la selección en relación al sexo (1871), que extiende la teoría de la selección natural a la evolución humana.
El funcionamiento del universo deja de ser atribuido a la inefable voluntad del Creador y pasa al dominio de la ciencia, tratan de explicar los fenómenos del universo por medio de causas naturales.





La revolución darwaniana.

Darwin demostró que los organismos evolucionan; que los seres vivientes, incluyendo al hombre descienden de antepasados muy diferentes
de ellos; que las especies están relacionadas entre sí porque tienen antepasados comunes. Quien desee hacer el esfuerzo de estudiar la evidencia y de juzgarla sin prejuicios no puede dudar de que, por ejemplo, el hombre y los simios antropoides descienden de antepasados comunes que vivían hace unos 10 millones de años, o que los mamíferos del hombre al ratón y a la ballena, descienden de reptiles que vivían hace más de 200 millones de años.

Pero más importante que la evidencia de la evolución es el hecho de que Darwin proporcionara una explicación causal del origen de los organismos que constituye la teoría de la selección natural. Con ella Darwin extiende al mundo orgánico el concepto de naturaleza derivado de la astronomía, la física y la geología: la noción de que los fenómenos naturales pueden ser explicados como consecuencia de leyes inmanentes, sin necesidad de postular agentes sobrenaturales.

Darwin acepta la siguiente premisa:- los organismos están adaptados para vivir en sus ambientes -el pez en el agua, la cebra en la pradera y la lombriz en el intestino- y tienen órganos específicamente diseñados para llevar a cabo ciertas funciones -las agallas para respirar en el agua, las patas para correr y las alas para volar-. Darwin acepta la organización funcional de los seres vivos pero pasa a dar una explicación natural de tal organización. Con ello reduce al dominio de la ciencia los únicos fenómenos naturales que todavía quedaban fuera de ella: la existencia y la organización de los seres vivos.




La selección natural.

Darwin resume el argumento central de la teoría de la evolución por medio de la selección natural de la manera siguiente.


“Dado que se producen más individuos que los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia, ya sea de un individuo con otro de su misma especie o con individuos de especies distintas, ya sea con las condiciones físicas de la vida. Viendo que indudablemente se han presentado variaciones útiles al hombre. ¿Puede acaso dudarse de que de la misma manera aparezcan otras que sean útiles a los organismos mismos en su grande y compleja batalla por la vida, en el transcurso de las generaciones? Si esto ocurre, ¿podemos dudar recordando que nacen muchos más individuos de los que acaso pueden sobrevivir que los individuos que tienen ventaja, por ligera que sea, sobre otros tendrán más probabilidades de sobrevivir y reproducir su especie? Y al contrario, podemos estar seguros de que toda variación perjudicial por poco que lo sea, será rigurosamente eliminada. Esta conservación de las diferencias y variaciones favorables de los individuos y la destrucción de las que son perjudiciales es lo que yo he llamado selección natural”

Entre las muchas observaciones echas por Darwin, la que mas le llamo la atención fue la de los treces pinzones, los cuales presentan las mismas características en cuanto la forma morfológica y el tipo de plumaje, pero se diferenciaba en el tamaño y la forma del pico. El pensó que seria demasiada coincidencia que las trece especies habían sido creada por separado con tantas características tan comunes lo mas lógica eres deducir que todos precedían de una misma especie, o sea, de un antecesor común.


Lo que expone Darwin en el caso de la jirafa, en donde la contraposición a Lamarck, quien sostenía que en virtud de los continuos esfuerzos por alcanzar el follaje de los árboles se obtuvieron jirafas con cuello largo, el sostiene que las jirafas ancestrales presentaron una variación en la longitud del cuello factor que favorece la selección natural, la que permite que sobrevivan la que presentan el cuello largo y por lo tanto, pueden tomar el alimento del follaje de los árboles muy fácilmente; mientras que la de cuellos cortos por no estar capacitadas para satisfacer sus necesidades alimenticias, mueren.



Comentarios personales.


No hay duda, que la aparición del hombre actual se debió a las mismas fuerzas que operan en la evolución de los organismos en general. Pero no es menos evidente que el hombre es el resultado mas notable de esta evolución. A menudo se describe al hombre de una manera simplista, como si fuera “solo” otro animal. Otras veces, por el contrario se le considera tan radicalmente distinto que el nombre de animal adquiere el carácter de insulto. Ninguno de los dos puntos de vista es exacto.




El hombre es ciertamente un animal, pero un animal dotado de atributos exclusivos de él. El hombre camina totalmente erguido y tiene una columna vertebral de doble curvatura, un mentón prominente y unas extremidades posteriores adaptadas a caminar. Su organismo de tipo generalizado en muchos aspectos, ya que no está especializado ni en cuanto a la velocidad, la fuerza y tampoco está adaptado a medios ambientales estrechamente definidos. En cambio, posee un cerebro mucho más desarrollado y complejo, desde el punto funcional de cualquier otro animal.








Grandes incógnitas de la teoría de la evolución.


Aún hoy existen dudas sobre la toría de la evolución, y como una imagen vale más que 1000 palabras, aquí os ponemos unas cuantas imágenes que hacen pensar la vericidad de la teoría de la evolución. A continuacíon las ofrecemos algunas fotos en exclusiva, que dejan en entredicho a Darwin y su teoría de la evolución natural:

Preparad las gafas de sol...



el ornitorrinco: ¿como puede existir un animl tan feo?mención honirífica: le da miedo hasta a Chuck Norris.

La novia de la mención honorífica: el eslabón perdido, la incógnita de la selección natural.

medalla de bronce: cuando cortaba cebollas, las cebollas lloraban


medalla de plata: sin comentarios.

medalla de oro: si, esta pixelado, porque es tan feo....






Enlaces relaccionados:
Mirar los vínculos de la esquina superior izquierda del blog.